¿FEMINISMO?

¿FEMINISMO?

Entradas Populares

Comparte en TWITTER

Seguidores

viernes

La MATERNIDAD en la REALIDAD actual

"De todos los privilegios de una mujer, el más grande es ser madre...."


Cada año llegan con el mes de mayo los festejos para las madres en los diferentes países del mundo.
Un común denominador en las diferentes culturas es mitificar la figura de la mujer como “…La madre, esa que se olvida de sí misma y vive para sus hijos y su familia, incondicionalmente….”
Suena lindo! Sin duda alguna este concepto  encierra lo más bello de la especie humana,  un sentimiento que nos llega al fondo del corazón y que se contrapone con una idea diferente sobre la mujer.
Pero la realidad muestra que en muchos casos esto es solo un mito,  porque olvida o deja de lado, la  esencia femenina  como persona, como ser humano que integra en la feminidad muchas otras características.
Una  realidad (que comienza a cambiar) es que antes y ahora, en la gran mayoría de las culturas, “SER MADRE ES SER MUJER…”
Este discurso ideológico que ha sido la constante durante siglos, ha logrado posesionarse del inconsciente colectivo tanto en hombres como en mujeres irremediablemente, definiendo las prácticas cotidianas que la maternidad implica.
Según estas teorías, las mujeres logran su plenitud y realización personal y social, “solamente” a través de la maternidad, sembrando en las mujeres jóvenes un paradigma que muchas veces no describe su propia y personal realidad.
La maternidad es algo muy hermoso y quienes la hemos experimentado en un contexto positivo, habiendo elegido, deseado con plena consciencia, sabemos que transforma nuestro ser, pero que desgraciadamente no es siempre igual para todas las mujeres.  
Existe también una realidad biológica que obedeciendo a leyes naturales, en donde niños y  madres estrechan su relación desde el momento del parto; una unión especial que permitirá al bebé  ser más fuerte emocional y físicamente. Esta relación debe darse, pero a veces, no se da.


La relación cara-cara de madre-hijo/a ayuda a liberar oxitocina, que es la hormona que favorece el desarrollo de un mayor vínculo entre ambos.
En la mujer también se ha encontrado una relación entre los niveles de cortisol durante la gestación con los sentimientos de afiliación y apego a su bebé. Esto es una realidad que a veces algunas madres, por circunstancias difíciles, no asimilan; y la lactancia igualmente representa un proceso que beneficia íntimamente la unión madre-hijo/a.
Hay estudios que reportan que los niños que no son amamantados por leche materna tienen deficiencias en procesos de aprendizaje, aunque señaló que es importante estudiar más a fondo el caso. Por el contrario cuando la prolactina, hormona que estimula la producción de leche en las glándulas mamarias,  es ingerida por el bebé a través de la leche materna temprana, es importante en el desarrollo del sistema inmunológico. Esto es parte del proceso biológico que no tiene que ver con las creencias o la cultura de la madre. .
Pero muchos mitos se han construido en torno a las creencias sobre el “Ser madre”, creencias que cada cultura valora y construye roles los controles imponiendo a las mujeres prejuicios  a lo largo de la historia evolutiva.
Una verdad indiscutible es que se ha buscado socializar a la mujer para que alcance solamente a través de la maternidad la plenitud de su feminidad, sin considerar en absoluto, que muchas mujeres pueden ser igualmente plenas  sin ser nunca madres; sin considerar tampoco que muchas veces inhiben los verdaderos deseos, los intereses e inquietudes de muchísimas otras mujeres que no se atreven a reconocer que NO desean tener hijos….En pocas palabras, nadie puede negar que a las mujeres se nos educa para la maternidad imponiendo roles estereotipados que no siempre corresponde a las verdaderas características de un gran número de mujeres.
Este rol no es necesariamente equivocado ya que la anatomía femenina está diseñada para la maternidad al igual que otras especies, además que lo más frecuente es que las mujeres lo asuman responsablemente, aún y sus circunstancias. Pero de eso a que exista un mandato obligado y no una elección personal hacia la maternidad, hay una gran diferencia. 
Esta visión tradicional de la maternidad ha impedido en miles de casos a muchas mujeres a tomar su propia decisiones en cuanto a elegir o no el ser madre; lo que genera, en un sin número de casos, problemas familiares que algunas veces trascienden al ámbito social.
Tampoco podemos negar que en muy diversas culturas, la maternidad es considerada casi como un “Culto Religioso” pues se le ha glorificado a un nivel místico, volviéndose un tema saturado de tabúes, y  que nos obliga hoy a reflexionar al  tener que diferenciar entre dos conceptos básicos: REPRODUCCIÓN Y MATERNIDAD.
La reproducción corresponde a un proceso biológico regido por sus propias leyes, mientras que la maternidad es un hecho cultural que varía entre las diversas culturas.
La maternidad está  condicionada por fuerzas sociales histórico-culturales que consolidan ideas y características subjetivas, que a fuerza de repetirlas y considerarlas verdaderas,  han llegado a creerse como esenciales en la naturaleza de las mujeres, sin serlo…
Actualmente esas ideas están siendo develadas como míticas, cuestionando su validez y conveniencia.
El sentimiento moderno de familia implica nuevas formas afectivas,  transformado sus relaciones y dejar de creer que "antes" la maternidad era más digna que ahora.
La historia está plagada de tragedias protagonizadas por madres abusivas, irresponsables o indiferentes que han reaccionado negativamente a sus circunstancias; que además han educado hijos de forma equivocada y son, en parte, responsables de muchos fenómenos sociales que se padecen en la actualidad.
La forma de ser madres es igualmente diversa en tiempo y espacio,  cada época y/o región ha cumplido sus propias características.
Hoy debemos asumir los signos de nuestros tiempos en los cuales muchas mujeres en el mundo  tienen más opciones en su proyecto de vida,  además de aceptar y elegir la maternidad.
Grandes diferencias se manifiestan en torno a las oportunidades de educación y desarrollo para las mujeres del mundo, en donde las creencias religiosas y el conservadurismo aun juegan un papel importante pero que con el paso de los años se van debilitando.
Las condiciones económicas y la falta de acceso al bienestar condenan a muchas mujeres a continuar utilizando la maternidad como tabla de salvación, al asegurarse una pareja que pueda significar la diferencia entre subsistir o vivir en la marginación.
Lo que depare el futuro a las mujeres (y también a los hombres) debe ser considerado hoy,  para asumir los compromisos con los hijos que nacerán mañana y que requerirán de madres y padres conscientes, responsables, educados y autónomos; que eduquen hijos capaces de resolver todo tipo de dificultades.
A los padres y madres de hoy, confianza y sensatez.
A los padres de mañana, sensibilidad y sabiduría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

De Impacto

ESTADÍSTICA MUNDIALES SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO

• Del 45% al 60% de los homicidios contra mujeres se realizan dentro de la casa y la mayoría los cometen sus cónyuges.
• La violencia es la principal causa de muerte para mujeres entre 15 y 44 años de edad, más que el cáncer y los accidentes de tránsito.
• La violencia contra las mujeres y las niñas es un problema con proporciones de epidemia, la violación de los derechos humanos más generalizada.
• La Comisión de las Naciones Unidas señala que por lo menos una de cada tres mujeres y niñas ha sido agredida física o abusada sexualmente en su vida.
• El miedo y la vergüenza siguen impidiendo que muchas mujeres denuncien la violencia y, por ello, los datos recogidos son inconsistentes.
• La violencia contra la mujer, destroza vidas, rompe comunidades y detiene el desarrollo. Ellas son parte vital de nuestra sociedad.
• La violencia a las mujeres ha existido siempre. Lo más grave es que nos hemos acostumbrado a ella y la vemos como algo normal.
• Las adicciones alteran la conducta y en la mayoría de casos de violencia a mujeres es bajo el efecto de alcohol o drogas.
• En México 1 de cada 5 mujeres ha sido maltratada física o sexualmente.
• Cada 15 segundos una mujer es agredida.
• En 1 de cada 3 hogares ha habido maltrato emocional, intimidación, abuso físico y sexual.
• A escala mundial, se estima que al menos 1 de cada 3 mujeres ha sido golpeada, coaccionada para tener relaciones sexuales o ha sufrido otro tipo de abusos por algún hombre presente en su vida.
• Cada 6 horas ocurre el asesinato de una mujer en México.
• 1 de cada 5 días de trabajo que pierden las mujeres se debe a la violencia que sufren.
• 40% de los asesinatos de mujeres ocurren en su propio hogar.
• Cada 9 minutos una mujer es violentada sexualmente.
• 4 de cada 5 de las mujeres separadas o divorciadas reportaron situaciones de violencia durante su unión, y un 30% continuaron padeciéndola, por parte de ex parejas, después de haber terminado su relación.
• Más de 85% de los casos de agresión contra mujeres que son denunciados en México quedan impunes.
• Del total de las mujeres casadas o unidas, 60% ha sufrido algún tipo de violencia patrimonial, ya sea por algún familiar u otra persona.
• Los costos sociales y económicos de la violencia contra la mujer son enormes y repercuten en toda la sociedad. Las mujeres pueden llegar a encontrarse aisladas e incapacitadas para trabajar, perder su sueldo, dejar de participar en actividades cotidianas y ver menguadas sus fuerzas para cuidar de ellas mismas y de sus hijos.
• En México, los costos económicos y sociales derivados de las agresiones hacia las mujeres, sus familias y comunidades ascendieron, en 2008, a más de 168 mil millones de pesos.
• Los costos económicos de la violencia se calculan a partir de la menor participación de las mujeres en el mercado laboral, menor productividad en el trabajo y mayor ausentismo; la violencia también genera menor capacidad de ahorro e inversión.
• La violencia doméstica tiene un impacto potencial sobre la capacidad futura de los niños para conseguir un empleo adecuado, ya que los niños que vienen de hogares violentos suelen tener escaso rendimiento escolar, en Latinoamérica, la edad promedio de deserción escolar es de 9 años en caso de existir violencia intrafamiliar, contra 12 años en caso de no contar con ella

VIVAN LAS MUJERES DE MÉXICO!!!

NO lo MAQUILLES

MUJERES-MUSAS